¿Qué es la pericia?

La pericia es una de las características que más diferencia a ciertos profesionales del resto. Se trata de una cualidad esencial, que da a algunos un valor de mayor reconocimiento en cuanto a su trabajo, ya que lo califica como experto del área que desempeña.

Quién posee la pericia como habilidad, se denomina como perito. En muchas ocasiones, el perito es alguien solicitado para la resolución de problemas, además de la ayuda para explicar hechos, llegar a conclusiones y exponer argumentos de manera sencilla.

Si deseas saber de qué se trata esta habilidad, a continuación te explicaremos todo lo concerniente a ella.

Definición de pericia

Para su mayor comprensión, la pericia puede definirse como una habilidad o capacidad que posee un profesional, la cual ha adquirido por su experiencia, además de los conocimientos que ha desarrollado. Es básicamente un rasgo que le da el estatus de sabio o docto en un área laboral.

La pericia puede relacionarse tanto en áreas prácticas como técnicas, científicas, artísticas y de cualquier sector de trabajo. De esta manera existen peritos en pintura, así como los hay en criminalística, y en diversas ramas del conocimiento.

El término pericia es de origen latino. Está conformado por la raíz «periens», la cual se traduce como «probado»; así como el sufijo «ia», que se utiliza para señalar que la palabra es una cualidad. De esta forma, el nombre pericia en latín es «peritĭa».

Otra de las definiciones que se le da a la pericia se relaciona con la capacidad de resolver problemas muy complejos de manera rápida y efectiva. Así que, en ambos casos, el término hace referencia a una habilidad inherente a un profesional que puede solucionar situaciones relacionadas con su área de especialización, de forma sencilla. 

El perito 

Al tratarse de una habilidad que no es frecuente en todas las personas, la pericia es un término que corresponde solamente con ciertas características antes señaladas. Quienes llegan a poseerlas, a tal punto que alcanzan el reconocimiento de sus iguales, son llamados peritos.

Ser perito es sinónimo de ser considerado como experto. Se trata de dichos profesionales que cuentan con la habilidad de la pericia, pero que a su vez su entorno los reconoce por tal mérito.

Un perito adquiere tal estatus debido que sus conocimientos generan fiabilidad, dado que, en la mayoría de los casos, no se equivoca en sus trabajos, opiniones o argumentos. En general, el perito posee un amplio bagaje correspondiente con su área de labor, o incluso puede destacar por contar con las aptitudes necesarias para realizar cualquier actividad práctica.

En muchos casos suele denominarse como perito a cualquier especialista. La especialización en un área de conocimiento no implica necesariamente la pericia. Ahora bien, sí es posible que un especialista pueda desarrollar la habilidad y así convertirse en un perito.

La mejor forma de diferenciarlo es considerando al perito como una persona capaz de brindar conocimiento para la comprensión de cualquier situación relacionada con su área de trabajo. 

La pericia en el derecho

Es probable que la rama del conocimiento que más requiera de la presencia de peritos sea precisamente el derecho. Su participación en procesos judiciales está incluso enmarcada en las legislaciones correspondientes, siendo considerado como un experto que ayuda a la comprensión de hechos, situaciones, conductas, funcionamientos de objetos, entre otros.

En derecho, quien posee la cualidad de la pericia y se encarga de la labor antes mencionada, es denominado como perito judicial o perito de parte. Ambos roles son fundamentales para llegar a conclusiones, entender conflictos, desarrollar certezas y, finalmente, colaborar para que el juez o Tribunal alcancen un veredicto justo.

Lo único que diferencia a un perito judicial de un perito de parte es que el primero es solicitado en el proceso por parte del juez, mientras que el segundo interviene gracias a que es llamado por alguna de las partes que están en medio del conflicto.

Después de que es llamado, el perito inicia un proceso de investigación con respecto a un hecho particular. Es decir, realiza un trabajo para aclarar la situación por la cual se solicitaron sus servicios. Tanto el método que utilizó para investigar, así como sus conclusiones son presentadas en el juicio, lo cual ayuda a la comprensión de todos.

Toda información obtenida por parte de un perito judicial o un perito de partes se presenta en un informe o dictamen pericial. El mismo suele ser claro, fácil de comprender y muy riguroso, demostrando que los resultados son fidedignos.

La pericia como factor esencial para el perito en el derecho

Si bien existe una serie de requisitos que todo perito debe cumplir para ser llamado para participar en un proceso, el más esencial es contar, precisamente, con la pericia necesaria.

En muchos casos esto es considerado como idoneidad, pero lo cierto es que el profesional debe demostrar que posee el conocimiento que se le solicitará, así como la experiencia, la resolución de problemas similares en momentos anteriores, etc.

La pericia, entonces, se convierte en un factor esencial para ser un perito judicial o perito de partes. Ningún profesional alcanza tal nivel sin antes demostrar que posee la pericia requerida en tales situaciones.

La responsabilidad de la pericia  

En derecho, los peritos adquieren una gran responsabilidad al momento de formar parte de un proceso. Una vez están dentro, adquieren el reto de explicar, de manera clara y objetiva, el hecho para el cual se les llamó.

Esta es la razón por la cual siempre es recomendable acudir a peritos profesionales, cuyos conocimientos ayuden de manera correcta a en todo el proceso, sin llegar a enfrentarse con problemas de credibilidad.

El perito debe dar constancia de su imparcialidad, así como de su nivel de pericia. Ambos aspectos son esenciales para alcanzar un mayor grado de credibilidad ante el juez o el Tribunal, los cuales estarán atentos.

En Consultoría y Peritaciones Grupo Kaizen contamos con los mejores y más capacitados peritos. La verdadera pericia los caracteriza para resolver cualquier problema.